A contar de esta semana el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, comenzó la instalación de trampas y emisores de feromonas para el control de la plaga Lobesia botrana, conocida como polilla de la vid, insecto que causa daños especialmente a la uva de mesa y que presenta hallazgos aislados en la región, no registrándose poblaciones establecidas, a diferencia de la zona central del país. 

De esta manera, las labores tienen el fin de monitorear y vigilar preventivamente la presencia de la polilla en predios y zonas urbanas de la región. Para ello, y al igual que en temporadas anteriores, se instalarán alrededor de 1.100 trampas, 800 de ellas en la provincia de Copiapó y el resto en el Huasco. 

Al mismo tiempo, están siendo instalados alrededor de 500 emisores de feromonas en la comuna de Copiapó (Paipote y población Juan Pablo Segundo), a raíz que parte de la zona urbana de la capital es la única zona reglamentada en la región, debido a hallazgos anteriores de la polilla. Los emisores son dispositivos plásticos, que al igual que las trampas, son colgados en el arbolado particular y de vías públicas. 

Por este motivo, la directora regional del SAG, Mei Maggi Achu, dio a conocer la estrategia que está llevando a cabo la institución y solicitó el apoyo de la comunidad para su instalación, permitiendo el ingreso de inspectores/as debidamente identificados a los domicilios, tanto para la instalación de emisores y trampas como para la revisión de estas últimas. 

Indicó que los emisores liberan al ambiente una feromona específica que dificulta que las polillas se reproduzcan, siendo totalmente inofensiva para las personas, los animales y plantas, afectando solo a la Lobesia botrana. Por ello pidió a la comunidad no manipular emisores ni tramas y dejarlos en su lugar para que cumplan su función. 

“En la región las capturas de polillas de la vid han sido mínimas en los últimos años, y más que nada se trata de tomar medidas preventivas que buscan evitar que la plaga se desarrolle, mediante su detección temprana y oportuna”, resaltó la autoridad. 

Agregó que “afortunadamente no hemos tenido hallazgos de la polilla en predios agrícolas en los últimos años, y ello se debe al trabajo del SAG y de los/as productores/as, y gracias a estas medidas preventivas que estamos haciendo a contar de este mes evitamos que la plaga llegue desde otras regiones donde está presente”.